6/2/15

Angel Food Cake y punto final.

Siempre me había intrigado este bizcocho, no sólo por su nombre, "Angel food cake" (el pastel de los ángeles), si no porque había leído que era extremadamente esponjoso y quienes lo habían probado, hablaban de él como "exquisito". Me llamaba la atención su  miga tan blanca y me debatía entre probarlo o no, pues pensar que estaba hecho sólo con claras de huevo, me echaba para atrás, ya que el merengue, no me gusta demasiado.
Y ahora me pregunto, por qué demonios he tardado tanto en darle una oportunidad. Cada bocado se deshace en la boca. Al no llevar nada de materia grasa, es tan ligero y tan esponjoso como un trocito de nube. Y a pesar de que pueda parecer frágil, nada más lejos de la realidad, soporta coberturas y rellenos como un campeón.
Resumiendo, el ♥Angel food cake♥ me ha conquistado.

"angel-food-cake"

Y sí, tardé en darle una oportunidad, pero ahora, me estoy desquitando, vaya carrerón llevo, jejeje.
Después de probar distintas formas de hacerlo, que si con harina bizcochona, que si con mezcla de harina y maizena... de leer muchos consejos de cómo prepararlo y hornearlo, de quitar azúcar a la fórmula hasta dejarla menos empalagosa para mi gusto... he llegado a la conclusión, de que este que os traigo hoy, es el que más me gusta y el que mejores resultados me da tanto a la hora de prepararlo, como de hornearlo.


"angel-food-cake-cortado"

Para hacer este bizcocho, necesitamos un molde especial para angel food cake, los hay de distintas medidas, 18, 21 y 25 cm. El mío es el más grande y es para éste para el que os doy la receta. Supongo que valdrá con aplicar una regla de tres para calcular las cantidades para el resto de medidas, pero yo no he probado. 
Son moldes profundos, con chimenea y base desmontable y en la parte del borde, llevan tres patitas, que son las que nos permitirán que el bizcocho se enfríe boca abajo para que no se baje, permitiendo que circule el aire.
He leído, que si no dispones de este molde, puede hacerse con uno desmontable con chimenea y dejarlo enfriar boca abajo sobre el cuello de una botella, pero esto, tampoco lo he probado.

Angel Food Cake

Ingredientes para un molde de 25 cm.:
  • 15 claras de huevo (en mi caso, un bote de 15 claras pasteurizadas)
  • 1/2 cucharadita de cremor tártaro (1/4 + 1/4)
  • 1 pizca de sal
  • unas gotas de zumo de limón
  • 300 g de azúcar (150 + 150)
  • 2 cucharaditas e extracto de vainilla (1 + 1 )
  • 1/2 cucharadita de esencia de almendras (1/4 + 1/4)
  • 150 g de harina floja (repostería)

Preparación:

Para hacer esta receta, es imprescindible montar las claras de forma mecánica, al menos yo, no me veo capaz de montar 15 claras a manubrio.
Y aunque el bol de mi amasadora es grande, 15 son demasiadas claras, por lo que prefiero hacerlo de dos veces.
Ponemos la mitad de las claras en el bol de la amasadora y empezamos a montar con el globo a velocidad alta, o bien las ponemos en un cuenco amplio y batimos con varillas eléctricas a velocidad máxima. Añadimos sin parar de batir una pizquita de sal, unas gotas de limón y 1/4 de cucharadita de cremor tártaro.
Continuamos batiendo hasta que estén brillantes y formen picos blandos.
En este punto, comenzamos a añadir el azúcar cucharada a cucharada y poco a poco. Seguimos batiendo hasta que se haya integrado por completo y agregamos 1 cucharadita de extracto de vainilla y 1/4 de esencia de almendras. Cuando el merengue esté duro, muy brillante y forme picos firmes, paramos la máquina, reservamos y montamos la otra mitad de las claras.
Cuando terminemos, unimos las dos preparaciones de claras con cuidado.
Mientras las claras se montan, tamizamos la harina, al menos, tres veces. Buscamos que la harina esté muy aireada para que al añadirla a las claras, estas no se bajen y que no se formen grumos.
Agregamos la harina de tres o cuatro veces, tamizando de nuevo cada vez que la añadimos sobre las claras. Incorporamos siempre con movimientos suaves y envolventes.
No tengas prisa en este paso, pues de él depende en buena medida que obtengas un buen resultado.
Vertemos en un molde para angel food cake, sin engrasar.
Introducimos en horno precalentado con aire a 170° C hasta que esté dorado y seco (unos 20/ 30 minutos).
En cuanto lo saquemos del horno, le damos la vuelta al molde, apoyándolo sobre las patillas del borde y dejamos en esa posición hasta que esté frío.
Para desmoldar, pasamos una espátula o un cuchillo por el borde procurando hacerlo de una sola pasada y una vez que esté suelto, hacemos lo mismo con la chimenea y por último con la base.
Para presentarlo en la mesa, podemos espolvorearlo con azúcar glacé.

"porción-angel-food-cake"

Acompañado con salsa toffee y chocolate, está para morir de gusto :)

"porción-angel-food-cake-con-toffee-y-chocolate"

Espero, con esta receta, dejaros un dulce sabor de boca, "De la cocina de Ana", después de meditarlo largamente, hecha la persiana, esta vez, de forma definitiva.
Ha sido un placer haber estado durante estos dos años largos contando con vuestras visitas, agradezco cada uno de vuestros comentarios, cada una de vuestras palabras de aliento y sobre todo vuestro apoyo y comprensión, en un momento, que fue difícil para mi.
Por supuesto, no puedo irme, sin agradecer especialmente la confianza que habéis depositado en mi, a todos aquellos que habéis preparado alguna de mis recetas, que de un modo u otro, me lo habéis hecho saber, que incluso habéis compartido vuestras fotos... Mil gracias!!!
Me voy con la maleta llena de cosas aprendidas y el corazón llenito de amistad hacia toda esa gente, que dejo al otro lado de la pantalla, a pesar de que este medio pueda parecer tan frío y las distancias en ocasiones sean enormes, me habéis demostrado, que la mayoría de las veces, no suponen una barrera.
Ha sido un placer contar con todos vosotros. Os llevaré por siempre en un rinconcito de mi ♥
Ahora sí, toca escribir el "Punto final". 

30/1/15

Solomillos de Pollo al Cava con Parmentier de Patatas Violeta

Para elaborar esta receta, me he inspirado en "Solomillitos de pollo al cava" del especial Navidad de la revista "Saber Cocinar".
He respetado bastante la salsa, aunque no las cantidades. La original llevaba piñones, que yo no tenía y sustituí por almendras que puse en el último momento y no desde el principio como hacen ellos, pues me parece importante que conserven el toque crujiente.
Mis solomillos van rellenos y cubiertos con bacon, en la receta de la revista no llevan relleno y están envueltos en jamón serrano.
La parmentier de patatas violeta, es cosa mía, pues aparte de aportar color al plato, creo que lo complementan. 
Bueno, eso... y que para una vez que encuentro patatas violeta por aquí, había que usarlas, si o sí ;P

"solomillos de pollo al cava con parmentier de patatas violeta"


Solomillos de Pollo al Cava con Parmentier de Patatas Violeta

Ingredientes (para 2 personas):
  • 4 solomillos de pollo
  • 4 lonchas finas de bacon ahumado
  • 8 ciruelas pasas
  • 2 chalotas
  • 1 vaso de cava
  • 100 + 100 ml de nata para cocinar
  • 1 pera (barlet, blanquilla, conferencia...)
  • 10 almendras tostadas y troceadas
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta
  • 3 o 4 patatas violeta
  • 20 g de mantequilla

Preparación:

Solomillos de Pollo al Cava

Con un cuchillo bien afilado hacemos un corte a lo largo de los solomillos, sin llegar a cortarlos del todo. Salpimentamos.
Cortamos las ciruelas en tiras y rellenamos con ellas los solomillos. Cerramos y envolvemos cada solomillo en una loncha de bacon que previamente habremos cortado en dos y sujetamos con un par de palillos, para que al freír, el bacon, se mantenga en su lugar.
En una cazuela plana o sartén, freímos los solomillos con un poquito de aceite, girándolos para que se doren por todos los lados.
Retiramos los rollitos de pollo y reservamos.
Pelamos y cortamos las chalotas en dados pequeñitos (brunoise) y las pochamos en el aceite en el que previamente freímos el pollo.
Pelamos la pera, la cortamos también en bruinose y la añadimos a la cazuela, cuando estén casi blandas, añadimos el cava y los solomillos que teníamos reservados.

"salsa de peras y almendras al cava"

Dejamos cocer unos 5 minutos y añadimos 100 ml de nata.
Salpimentamos, agregamos las almendras troceadas y un poquito de perejil picado.

"solomillos de pollo al cava con parmentier de patatas violeta"


Parmentier de Patatas Violetas

En la olla a presión, ponemos las patatas con el agua justa para que las cubra y un poquito de sal, cerramos la tapa y cocemos a máxima potencia hasta que en la válvula aparezcan las dos rayitas, entonces bajamos la temperatura al mínimo y esperamos entre 7 y 10 minutos (el tiempo dependerá del tamaño de las patatas y de la olla). En cacerola normal, tardarán unos 20/ 30 minutos.
Una vez cocidas, las sacamos del agua, dejamos que se enfríen un poquito, más que nada para no quemarnos los dedillos ;) y les quitamos la piel.

"patatas violeta"

Una vez peladas, las ponemos en un cuenco amplio y con ayuda de un tenedor, las chafamos. Salpimentamos, añadimos la mantequilla y 100 ml de nata y seguimos mezclando hasta obtener un puré denso, pero cremoso.
También podemos hacerlo con un pasapurés. Aunque, personalmente, me gusta más encontrar algún trocito de patata.
Lo que no os aconsejo, es usar la batidora, porque la patata forma liga y conseguiremos un puré pegajoso.

Sobre el plato en el que vayamos a servir, colocamos un aro de emplatar y en él, unas cuantas cucharadas de nuestra parmentier, alisamos con la parte de atrás de una cuchara a la vez que hacemos presión, para que al retirar el aro, aguante la forma.

 
"corte de solomillos de pollo al cava con parmentier de patatas violeta"

Sobre la parmentier colocamos dos solomillos de pollo y un par de cucharadas de la salsa de pera al cava, regamos con un cordoncillo de aceite de oliva virgen extra...  Y ahora sólo queda disfrutar con cada bocado.

Nota: Normalmente, utilizo aceite de oliva virgen extra para hacer los purés de patata, pero en este caso, (jejeje, es inevitable, me sale la pintora que llevo dentro) me interesaba conservar el precioso color que tienen estas patatas, si al violeta le metemos un buen chorro de aceite amarillo-verdoso, conseguiremos que se vuelva grisáceo, de ahí que optara por mantequilla y nata para aportarle cremosidad y mantener en lo posible, su color.

Pues esto es todo por hoy, espero te haya gustado. Nos vemos el próximo viernes con una nueva receta.

Puedes encontrarme en Facebook, Twitter, G+ y Pinterest. 
¿Estás interesado en hacer tus propios "aros de emplatar"? Dímelo en Facebook y te explicaré cómo hacerlo paso por paso ;)

22/1/15

Semifrío de Queso Mascarpone con Chocolate al Baileys

La crema de chocolate que incluyo en esta receta, surgió de un pequeño desastre en Navidad :(
Quise hacer unos bollos de chocolate y ponerles una cobertura. ¿Os imagináis de qué?... Siii, de más ¡chocolate!
Los bollos, en los que había depositado grandes expectativas, aunque tiernos y esponjosos, resultaron un poquito insípidos, seguiré insistiendo hasta conseguir lo que quiero, porque lo tengo claro y soy muy cabezona, pero esta cobertura, que surgió por casualidad, creo que ha pasado a ser mi "cobertura favorita" y claro, ahora quiero ponerla en todo.
Chocolate y mascarpone, son acierto seguro, pero en serio, no imaginé que tanto. Tendríais que haber oído los suspiros familiares, je, je, creo que desde entonces me quieren un poquito más ♥

"semifrío de queso mascarpone con chocolate al baileys"

Semifrío de Queso Mascarpone con Chocolate al Baileys

Ingredientes:

 Para la Mousse de Queso Mascarpone
  • 250 g de queso mascarpone
  • 4 cucharaditas de azúcar
  • 2 cucharaditas de azúcar vainillada
  • 200 ml de nata para montar 35% M.G.
  • 1 huevo
  • 1 pizca de sal
  • unas gotas de zumo de limón

Para la Crema de Chocolate al Baileys
  • 50 g de chocolate fondant
  • 50 ml de nata para montar 35% M.G.
  • 10 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas de Baileys


Preparación:

Crema de Chocolate al Baileys

Troceamos el chocolate, en caso de que no sea en gotas y lo ponemos en un cuenco.
En un cazo, llevamos la nata a ebullición, cuando rompa el hervor, la vertemos sobre el chocolate y esperamos un poquito hasta que el éste empiece a fundirse, entonces removemos con una espátula hasta que la mezcla quede homogenea y brillante.
Agregamos la mantequilla y seguimos removiendo hasta que no se vea ningún resto de mantequilla. Añadimos el baileys y lo integramos removiendo continuamente. Dejamos enfriar en sitio fresco.

Mousse de Queso Mascarpone

Empezamos por separar la clara de la yema y montaremos la clara con una pizca de sal y unas gotas de zumo de limón, hasta punto de nieve. En la amasadora con el globo y a máxima potencia, o con varillas eléctricas.
La sal y el limón nos ayudarán tanto a que la clara se monte mejor, como a que después se mantenga firme. Reservamos.
Ponemos en el bol de la amasadora, o en un cuenco amplio la nata y empezamos a batir con el globo y a velocidad media, o con varillas eléctricas, añadiendo el azúcar con la máquina en marcha. Subimos hasta velocidad máxima, y cuando esté semimontada, añadimos el queso mascarpone, batimos hasta que la mezcla esté prácticamente montada y agregamos la yema de huevo.
Una vez que esté integrada, paramos la máquina y empezamos a añadir la clara montada de tres veces, mezclando con espátula, despacio y con movimientos envolventes, para que no se baje.
Cuando esté bien mezclada, repartimos la mitad de la mezcla en recipientes individuales.
Cubrimos con una capa fina de crema de chocolate (podemos remover un poco con una brocheta para que se mezcle de forma desigual con la mousse de queso), y sobre ésta, repartimos el resto de la mousse.
Por último, ponemos más chocolate.
Para hacer el dibujo de la superficie, sólo hay que introducir una brocheta, mezclando en círculos en diferentes direcciones.
Congelamos y sacamos una hora antes de servir.

"semifrío de queso mascarpone con chocolate al baileys"

Notas: 

Para montar claras a punto de nieve, el bol y las varillas, tienen que estar bien limpias y no tener ningún resto de grasa. Las claras montan igual estando frías que a temperatura ambiente.
* Para montar nata, tanto ésta, como el recipiente donde vamos a hacerlo, tienen que estar muy fríos.
* Con esta cantidad yo hice cuatro postres y aunque son una delicia y entran de maravilla, me pareció muy saciante, la próxima vez haré seis, si en casa me dejan ;)
Creo que el tamaño adecuado serían vasitos de tipo yogur.
Es un postre ideal para tener preparado en el congelador para una emergencia.


Estoy en Facebook, Twitter, G+ y Pinterest.
Puedes suscribirte al blog y recibir las nuevas entradas en tu correo.


16/1/15

Sopa de Cebolla para días de frío

Que conste que hoy venía dispuesta a compartir con vosotros el último postre que preparé en casa y que con cada bocado se oía un... !Mmmm! Pero es que, por mi tierra estamos teniendo un tiempo tan frío, con nieblas persistentes que parece nos hayan tomado cariño y no se quieren ir ni a la de tres, y lo único que apetecen son platos de cuchara, de los de toda la vida, bien calentines para reconfortar el estómago y el ánimo.
Así que vamos con un clásico donde los haya y bien baratín para ayudarnos a subir la cuesta de Enero.

"receta clásica de sopa de cebolla"

9/1/15

Brócoli con Salmón al Vapor para los que habéis empezado con la dieta

Dicen que año nuevo, vida nueva, pero no escarmentamos y año tras año, repetimos los mismos errores... Después de las comilonas de Navidad, vienen las lamentaciones y hala, aquí nos tenéis a casi todos los bloggers en lo mismo, intentando traeros recetas con pocas calorías.
He de deciros, que yo no soy partidaria de hacer dietas, creo que hay que comer de todo en su justa medida. En casa, solemos comer de manera bastante saludable, no nos resulta difícil, pues nos encantan las legumbres, verduras, frutas y pescados. Procuro no abusar de sal y grasas, y las que uso, suelen ser insaturadas, sobre todo, aceite de oliva virgen extra. Prácticamente todos los lácteos que utilizo en mis recetas, son desnatados, y sí, hago croquetas con leche desnatada y aceite de oliva y no sólo quedan cremosas, si no que están deliciosas, lo digo porque estoy harta de leer que las croquetas con leche desnatada no salen bien, pues claro que salen, y las natillas y el arroz con leche... Siempre que puedo, empleo productos integrales, harinas, avena, azúcar...
En fin, que todo este rollo, viene porque ayer, consulté en facebook qué tipo de receta querían hoy, ganó por mayoría el salado y alguien pidió que la receta fuese de dieta. Yo, ni soy dietista, ni nunca he contado calorías, pero sé que poniendo un poquito de cuidado en lo que comemos y en cómo lo cocinamos, acompañado de algo de ejercicio, no es difícil mantener el tipo y la salud, sin tener que estar sometidos a dietas estrictas que muchas veces nos perjudican.
Y de vez en cuando, está bien darse un homenaje con los dulces, que ahí sí nos desmelenamos un poquito, pero es que a eso, ¿quién puede resistirse? ;)
La receta de hoy, a parte de no aportar muchas calorías, combina dos alimentos muy saludables que no deberían faltar en nuestra dieta.